Sáhara: Un nuevo revés para el Polisario y Argelia en Addis Abeba

El Polisario y Argelia han sufrido otro revés en Addis Abeba, donde una reunión “ad hoc” sobre el Sahara, convocada el lunes 20 de marzo por el comisario de la Unión Africana (UA) y la paz y la seguridad, el argelino Ismaël Chergui, se volvió hacia el ridículo debido a la ausencia de la inmensa mayoría de las delegaciones africanas.

Esa reunión, a pesar de una amplia cobertura mediática, se celebró finalmente en una sala casi vacía, a excepción de la presencia de dos llamados ministros del Polisario, de delegados de Kenya y Níger y el presunto enviado especial de la UA para el Sahara occidental, Mozambiqueño Joaquim Alberto Chissano que Marruecos nunca ha reconocido.

Mediante la emisión de una invitación a los marroquíes para asistir a la reunión, el comisario argelino se ha finalmente dado cuenta que se equivoco de dirección.

En última instancia, es un nuevo revés no sólo para este último, pero para toda la diplomacia argelina que borbotea en una disputa diplomáticaen pérdida de velocidad, contra el vecino Marroqui entorno al Sahara y de su soberanía.

Ya que después de los últimos acontecimientos en la escena africana y el regreso triunfal de Marruecos dentro de la UA, Argelia y el Polisario no puede contar con el apoyo de una docena de países africanos, de los cuales dos tercios en África austral, donde Sudáfrica todavía convoca a la causa de los separatistas saharauis, los votos de sus países sus vecinos.

Recordamos, antes de la readmisión de Marruecos en la UA, 28 países miembros enviaron en julio, una moción a la presidencia de la organización panafricana para pedir pura y simplemente la  congelación de las actividades de la supuesta República Saharaui “RASD” en las instancias africanas.

Otra evidencia de la disminución de la fuerza de la máquina diplomática de Argelia que llama la atención es la reciente elección del Presidente de la FRMF marroquí Faouzi Lekjaa en l comité ejecutivo de la CAF para la Zona Norte, con 41 votos, aplastando el único rival que era contendiente, el argelino Mohamed Raouraoua que recibieron sólo siete votos, que sin embargo, era un ex miembro del Comité.

En vista de estos acontecimientos, la gran pregunta que atormenta ahora, la mente de los analistas y observadores, es saber cuando los dirigentes de Argel van a decidir finalmente en admitir su error histórico de haber acogido a mediados de los años 70 los renegados saharauis para hacer de ellos un medio de chantaje contra el vecino Marroqui, una maniobra  que no sólo ha fracasado, pero que ha costado una fortuna invaluable para el pueblo argelino.

Advertisement

No hay comentarios.

Contesta