La iniciativa marroquí de autonomía para el Sahara en el centro de un debate en Ginebra

La iniciativa de autonomía marroquí en el Sáhara, en comparación con otras experiencias extranjeras similares, fue el miércoles en una reunión en la sede de la ONU en Ginebra, dirigida por varios expertos africanos y europeos en presencia de diplomáticos y representantes de ONG de diversos orígenes.

Al inaugurar este panel organizado por la Misión permanente de Marruecos ante la ONU, el Encargado de Negocios del Reino en Ginebra, Hassan Bukili, señaló que en varias situaciones alrededor del mundo, la autonomía ha resuelto disputas similares al conciliar el respeto a la soberanía, la integridad territorial y la gestión autónoma de los asuntos locales en un espíritu de solidaridad nacional.

La propuesta marroquí, explicó, forma parte de un proyecto de sociedad democrática y moderna, basado en el Estado de Derecho, las libertades individuales y colectivas y el desarrollo económico y social, respetando las especificidades locales.

Para otros oradores, la iniciativa de autonomía Marroquí, que adopta la forma de una autodeterminación, se ha convertido, por la fuerza de las circunstancias, en la opción más creíble y realista tras el abandono de la ONU, de la opción del referéndum considerada inaplicable sobre el terreno.

Para Charles Amegan, profesor de relaciones internacionales de la universidad de París, esta propuesta, tal como fue presentada, fue la síntesis de una multitud de contribuciones resultantes de un proceso de consulta participativa e inclusiva a un triple nivel : local, nacional e internacional.

A nivel de seguridad en la región sub-sahariana, el orador advirtió sobre la aparición de nuevas conexiones entre elementos armados del Polisario, terroristas de Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) Daech, instalado en el Sahel y Libia.

Otro experto del Instituto Suizo de Estudios Internacionales, Eric Dejila, destacó que el contexto internacional exige soluciones justas y equitativas a la autonomía territorial, que tiene “la ventaja de quitar una gran espina del pie de la comunidad para erradicar el flagelo del terrorismo y las redes mafiosas que abundan en esta región sub-sahariana.

La resolución pacífica de la disputa territorial sobre el Sáhara, argumentó, promovería el resurgimiento de la construcción de un Magreb democrático, estable y sólido.

La integración económica, añadió, permitirá que este grupo geoestratégico se establezca como una fuerza negociadora y como un interlocutor respetado por sus diversos socios económicos en todo el mundo.

Advertisement

No hay comentarios.

Contesta