Sáhara : Los diplomáticos argelinos participan de mala gana en la reunión de Ginebra

Los diplomáticos argelinos viajaron a regañadientes a Ginebra para asistir a la “mesa redonda” del miércoles y el jueves, en la que el mediador de la ONU Horst Köhler también invitó a Marruecos, Mauritania y el Frente Polisario para reanudar las negociaciones sobre el Sahara Occidental, congeladas desde 2012.

Argelia, que durante mucho tiempo reclamó su “neutralidad” en el conflicto marroquí del Sáhara mientras reclamaba el estatus de “país observador”, finalmente aceptó, bajo la presión de la ONU y el Consejo de Seguridad, a sentarse a la mesa de discusión junto a las otras partes en el conflicto, como lo exige Marruecos, que considera a este país como parte involucrada en esta antigua disputa territorial.

Argelia incluso ha enviado una delegación a Ginebra encabezada por su jefe de diplomacia, Abdelkader Messahel.

Por su parte, Marruecos ha decidido incluir en la delegación encabezada por el Ministro de Relaciones Exteriores, Nasser Burita, además del Embajador Representante Permanente del Reino Unido, Omar Hilale, a tres representantes legítimos de las poblaciones de las provincias saharianas.

Se trata de Hamdi Ould Errachid, Presidente de la región de Laayoune y Ynja Khattat, Presidenta de la Región de Dakhla y Actor Asociativo y miembro del Consejo Municipal de Es-Smara, la Sra. Fatima Adli.

Como recordatorio del Enviado Personal del Secretario General de las Naciones Unidas para el Sáhara, Horst Köhler envió el 23 de noviembre de 2018 una invitación a los tres países del Magreb y al Polisario para asistir a esta mesa redonda de Ginebra, cuya agenda incluye “La evolución de la cuestión del Sahara y la situación regional”.

Por lo tanto, no es en absoluto un comienzo de las negociaciones entre Marruecos y el Polisario según lo transmitido por los medios de comunicación argelinos, sino un tipo de contacto para relanzar el proceso de liquidación impulsado exclusivamente por las Naciones Unidas.

También está claro que el Polisario y sus patrocinadores argelinos se encuentran en una posición débil en Ginebra, después de los muchos reveses que han sufrido en los últimos años en sus intentos por prevenir, en vano, a través de los canales judiciales, la explotación de recursos naturales (fosfatos, pescado y productos agrícolas) en las provincias del sur del Reino.

Advertisement

No hay comentarios.

Contesta